Reseña #98: CRIMEN Y CASTIGO de Fiódor Dostoievski

|

11 feb. 2016

INFORMACIÓN TÉCNICA:
Título original: Prestuplenie i nakazanie
Título en español: Crimen y castigo
Autor: Fiódor Dostoievski
Número de páginas: 752 (varía según la edición)
Editorial: varias

Crimen y castigo (1866), considerada por la crítica como la primera obra maestra de Dostoievski, es un profundo análisis psicológico de su protagonista, el joven estudiante Raskolnikov, cuya firme creencia en que los fines humanitarios justifican la maldad le conduce al asesinato de una usurera petersburgués. Pero, desde que comete el crimen, la culpabilidad será una pesadilla constante con la que el estudiante será incapaz de convivir. El estilo enfebrecido y compasivo de Dostoievski sigue con maestría única los recovecos de las contradictorias emociones del estudiante y refleja la lucha extrema que libra con su conciencia mientras deambula por las calles de San Petersburgo.


MI OPINIÓN:

Hoy les traigo la reseña de un clásico que hace mucho tenía pendiente. Es un libro que mi hermano menor leyó el año pasado y que se convirtió en su libro favorito. Tengo que admitir que me costó mucho leer y terminar este libro, la primera mitad (e incluso un poco más) me resultó muy tediosa, densa y pesada de leer, razón por la cual en más de una ocasión estuve tentada a abandonar la lectura. Pero no lo hice, y me alegro. 

Crimen y castigo nos cuenta la historia del joven Raskolnikov, un estudiante ruso que se ha visto obligado a abandonar los estudios por causa de la pobreza y que por determinados motivos comete un crimen: asesina a hachasos a una prestamista usurera y su hermana. A partir de ese momento, Raskolnikov se enfrenta a una terrible lucha interna que lo llevará a los límites de la locura y afectará no solo a él, sino también a quienes lo rodean. A esta trama principal se le unen otras subtramas que a medida que avanza el libro cobran mayor importancia. 

Como ven, no he querido contarles mucho de la historia, porque si me pongo a hablar de las subtramas y todo lo demás acabaré resumiéndoles todo el libro y esa no es la idea. Para que esta reseña no sea un completo fracaso, primero les explicaré la parte negativa, los problemas que tuve con el libro. Luego les daré mi apreciación general como suelo hacer en las reseñas y finalmente les contaré cual ha sido mi apreciación final y el efecto que esta lectura a causado en mí. 

Como ya dije, me costó mucho leer el libro. Supongo que hace mucho tiempo que no leía un clásico adulto y pesado, así que la falta de costumbre probablemente contribuyó a que las primeras semanas de lectura fueran tan desagradables, sentía que la trama no avanzaba y que el autor daba una y mil vueltas sobre lo mismo todo el tiempo, era Raskolnikov delirando constantemente, debatiéndose entre entregarse o no entregarse, diciendo incoherencias y haciendo pasar un mal rato a todos los que se preocupaban por él (que no eran pocas personas). Llegó un momento en que solo quería acabar el libro de una vez y realmente me daba lo mismo lo que le pasara al protagonista por que no lo comprendía en absoluto. Y luego, en algún punto del libro cuando llevaba prácticamente un mes leyéndolo algo cambió, no sé si fue el libro en sí o simplemente yo conseguí cogerle el gusto al autor y la historia, no lo sé con certeza, pero puede que fuera un poco de ambas cosas. 

El estilo de escritura del autor es bastante denso, escribe muy bien, pero cansa leerlo y realmente este no es el tipo de libro que puedes leerte del tirón, lees un par de páginas y sientes como si hubieras leído cien, a eso me refiero cuando digo que es denso. Algo que no me gustó nada es que los nombres sean tan complejos y encima el autor use distintos nombres para referirse al mismo personaje (por ejemplo a Raskolnikov también lo llama Rodion, Rodia, etc), esto se me hizo bastante molesto porque a ratos me confundía.

 La historia es bastante sencilla dentro de todo y aunque tiene subtramas estas son sencillas también, claro, sencillas si lo comparamos con otros clásicos como Los miserables que tienen historias mucho más complejas. Es una historia que hace reflexionar sobre muchas cosas, sobre el bien y el mal, sobre la justicia, sobre la psiquis humana, en fin, hace reflexionar mucho. La ambientación está muy bien lograda, el autor realmente logra transportarte a la Rusia de su época, pero no a la Rusia de la alta sociedad, sino aquella donde la miseria está a la orden del día y devora todo a su paso; a lo largo del libro el autor crea una atmósfera de podredumbre que muy pocas veces me he encontrado tan bien lograda en obras literarias, realmente esa sensación de pobreza, desesperanza y locura sale de las páginas y arrasan con el lector; de hecho, está todo tan bien logrado que en aquellas escenas (que fueron varias) en las que el protagonista se quedaba dormido, muchas veces acababa durmiéndome yo también literalmente y en esas otras escenas en las que Raskolnikov deliraba por la fiebre, me mareaba a mi también y tenía que dejar el libro a un lado. No sé si a todos les pase como a mí, pero si el autor consiguió transmitirme esas sensaciones aunque no me resultara agradable, eso es algo que no puedo dejar de alabar, porque ¿que tan seguido ocurre eso? 

Y luego están los personajes, que han sido para mí lo mejor del libro. Lo que me encanta de estos personajes es su complejidad y el hecho de que no hay dos que se parezcan; partiendo por el protagonista, que es un personaje que ni agrada ni desagrada en extremo. En mi caso puedo decir que Raskolnikov es uno de los personajes que menos me gustaron, pero no porque esté mal construido, sino porque no conseguí entenderlo, no logré conectar con él y aun así no puedo negar que probablemente se trate de uno de los personajes mejor logrados que me he encontrado hasta la fecha. Y luego están los otros personajes del libro, que tengo que decir que me encantaron. Si tuviera que escoger un favorito probablemente estaría dividida entre Dunnia, Sonia y Razumikin.

Como mencioné antes, llegó un momento en que logré cogerle el ritmo al autor y la trama se puso muy interesante. Es como que no estaba pasando nada interesante y de pronto empieza a pasar todo y a partir de ese punto hasta el final solo mejora, mejora y mejora. Llegó un punto en que realmente me sorprendió los giros en la trama y no podía dejar de pensar y preguntarme como rayos acabaría aquello porque el autor te lleva a una especie de callejón sin salida. Para mí el final ha sido magnífico, realmente es uno de los mejores finales que he leído hasta ahora y, la verdad me quedé con ganas de una segunda parte. Cuando terminé el libro no solo me sentí muy bien por lograr terminarlo, sino que al mismo tiempo me sentí muy mal porque quería seguir leyendo y luego de terminarlo me quedé con la trama y los personajes en la cabeza, hasta ahora sigo digiriendo todo y reflexionando sobre algunas cosas, y eso me encanta porque hace tiempo que no me pasaba algo así. 

Creo que pasará algún tiempo antes de que termine de digerir por completo este clásico. Aun así hay un efecto que me ha ocasionado que me tiene bastante sorprendida. Leer este libro ha hecho que reflexione sobre los clásicos y que quiera volver a leerlos, pero por el momento no ahondaré en el asunto, porque creo que será mejor explicárselos con más detalle en una entrada. 

En resumen: Un clásico difícil de digerir pero que sin duda vale mucho la pena. No lo recomiendo a cualquier lector, creo que sería muy recomendable para lectores que ya tienen la costumbre de leer clásicos, pero en un momento en que tengan tiempo y ganas de reflexionar. Sí me gustaría recomendarles que aunque al principio no les guste mucho lo lean hasta el final, podrían acabar amándolo.

CALIFICACIÓN:



14 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por la reseña, explicas que tiene una parte difícil de leer, que es básicamente algo que tienen todos los clásicos, pero el hecho de que lo hayas mencionado, es algo que te hace tenerlo presente en el momento de leer :)
    Me alegro, que a la larga, lo hayas disfrutado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te animes a leerlo, realmente es un buen libro :)
      Un beso!

      Eliminar
  2. Y yo que me lo leì en dos dìas jajajaja pero tu reseña es excelente, estoy de acuerdo contigo en muchas coss. Por ejemplo, he notado que en la literatura rusa es constante poner un nombre extrañìsimo (extrañoñ para nosotras por acà pero comunes en Rusia) y luego nos hablan de los mismos presonajes llamàndoles por los diferentes apodos y diminutivos. Entonces sì, es verdad que enreda y recuerdo claramente que me pasò leyendo Anna Karenina de Leon Tosltoi.

    Tambièn me impresionò mucho la descripciòn del asesinato, de las habitaciones, de la pobreza, de la misera y es algo totalmente opuesto a La muerte de Ivàn Ilich, que es otra obra de Fiodor.

    Tu reseña es tan buena que me han dado ganas de volver a leer este libro. LO leì cuando tenìa 18 ò 20 años, no recuerdo bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos días Woow! Mi hermano lo leyó en una semana, pero yo tuve que tomármelo con mucha calma ajajajaj. Definitivamente los Rusos tienen unos nombres muy raros, pero lo más raro es la tendencia que tienen de usar varios nombres para un solo personaje, en mi caso no he leído mucha literatura Rusa, solo este libro y La hija del capitán (que leí hace mucho pero recuerdo que me gustó bastante). Yo quería leer Anna Karenina, pero ya no lo tengo como prioridad porque mi mamá me spoileó el final. Espero que te animes a releerlo!
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Hola!
    Este es uno de los clásicos que tengo en mis lista de leer algún día y es que ya he visto reseñas parecidas a la tuya de que es difícil de dirigir, y luego de leer Lolita [que me costo bastante] creo que esperaré para cuando este más predispuesta a tener paciencia con la lectura.
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro que hay que leer en el momento correcto, cuando tengas tiempo y ganas, espero que cuando lo leas te guste mucho.
      Un beso!

      Eliminar
  4. Hola
    Yo sinceramente no estoy acostumbrada a los clásicos, aunque este año me he puesto la meta de leer unos cuantos, creo que no soy apta para este clásico
    Pero que bueno que en el final pudieras estar satisfecha
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cosa de que leas unos cuantos clásicos y le cogerás el ritmo al asunto.
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Hola!!
    Este libro es uno de mis más odiados, recuerdo que lo leí hace años y realmente no podía con él, y realmente el hecho de que fuese una lectura obligatoria tampoco ayudó demasiado jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las lecturas obligatorias muchas veces no se disfrutan y es cierto que es bastante lento y pesado, por eso creo que no es para todo el mundo.
      Besos!

      Eliminar
  6. Hola, Gaby
    Este es probablemente uno de los libros que más me intimida leer pero que a la vez también más me llama, aunque creo que esperare un poco para leerlo, porque no me siento en este momento como para un libro tan denso, aunque espero leerlo en el futuro. Claro, después de leer Los Miserables que lleva meses en mi librero y auqnue me muero por leerlo, cada vez que estoy apunto de ponerme con él me entra el pánico ¡Es que está muy gordo!

    Gracias por la reseña
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Espero que lo leas en el momento correcto y te guste mucho! Los miserables es genial, aunque es cierto que es super largo, pero a mí no se me hizo taaan pesado como Crimen y castigo, de hecho lo leí en menos tiempo, espero que lo disfrutes mucho cuando te pongas con él.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Muchos clásicos tienen ese grado de "complejidad"... Eran otros tiempos y otras " normas literarias " pero por algo son clásicos que trascienden y hasta en nuestros días logran dejarnos algo. Eso es lo importante! Jajajaja de que te costo mucho leerlo, pero me alegero de que te haya gustando.
    Creó que tendré que leerlo en algún momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, deberías leerlo, tal no ahora pero cuando te den ganas, hazlo!

      Eliminar